martes, septiembre 09, 2014

Te arrastrarás sobre tu vientre, José Luis Muñoz

El Humo del Escritor, Palma de Mallorca, 201. 456 pp. 19,50 €

Pedro M. Domene

José Luis Muñoz (Salamanca, 1951) escribe una crónica dura sobre los oscuros años de la postguerra española, los días felices de la denominada transición y el desarrollo posterior que desemboca en la España de la corrupción, la especulación y el pelotazo, y para ello se sirve, como muy bien sabe hacerlo, del género negro por el pasean matones y proxenetas, se mueven a su antojo entre las calles y barrios de su ámbito o en los antros de lujo, al tiempo que reprueba como, poco a poco, irrumpe el mundo de la droga y va haciéndose hueco entre la suciedad de un mundo tan convulso como extraño. Todo este preámbulo para reseñar que, Te arrastrarás sobre tu vientre (2014), cuenta la historia de Gaspar Noriega, un ex-boxeador y chorizo barriobajero que a las órdenes y esbirro de Aureliano Vázquez controla la prostitución del Barrio Chino barcelonés y todo cuanto se mueva en torno a su ámbito de acción, y en las primeras páginas y capítulos, se recrea una sociedad negra española y serpentea por ella la sombra del franquismo, con sus luces y sus grandes miserias.
Noriega, sin necesidad de ponerle cara, está caracterizado como un tipo frío y despiadado en sus actuaciones, nada resulta agradable en él, un simple matón que hace cuanto se le antoja, y nunca ofrece posibles opciones, obliga a todos a estar bajo su mirada, aunque él mismo solo existe bajo la sombra de su jefe, a quien odia tanto como admira; en su mundo ya no hay escapatoria, si no hay más remedio, aprieta el gatillo y mata cuando hace falta. Ex-púgil, viste siempre calzones de boxeo, recuerdo imborrable de su vida en el cuadrilátero y de sus combates, pero como toda criatura humana tiene su punto flaco: el de Noriega será Perlita, una prostituta de lujo, candidata a convertirse en licenciada en leyes, que hará de él lo que se le antoje a cambio de sexo, aunque la astuta joven no tendrá solo ojos para Gaspar, sino que utilizará idéntica estrategia con el capo, Vázquez.
Narrada en tercera persona, José Luis Muñoz cuenta, de una forma vertiginosa y a un ritmo trepidante, los acontecimientos que convierten Te arrastrarás sobre tu vientre en muchas de esas otras sensaciones que cautivan a un lector, ávido de pasar sus páginas en todo momento porque, uno tras otro, y en capítulos breves, se ofrece cada vez algo nuevo, una mirada distinta del sórdido mundo descrito, y así asistimos a una sucesión de acontecimientos, de conflictos personales y ajenos, a una sucesión de señales que anticipan un giro en la segunda parte de la novela. Deudor de la novela negra Norteamérica, sin duda de James M. Cain o del cine de Bigas Luna, el escritor salmantino da un paso más, apuesta por un dinamismo poco convencional para que al lector, su historia le resulte incansable y asimile página tras página cuanto lee y a la misma velocidad con que el narrador cuenta.
Novela clásica, secuela de película de género negro, José Luis Muñoz salva su historia porque recrea caracteres y escenarios hispanos donde el mundo del hampa y la prostitución recuerdan a un tiempo pasado, no hay excesivos detalles en la descripción de los personajes, aunque muestra la brutalidad y frialdad de los mismos y lo mismo ocurre con los ambientes, nada es artificial porque todo se circunscribe a pequeños trazos que hilan la sucesión de escenas que conforman la historia, al final una pasión amorosa, con abundante sexo y páginas de escenas de una extrema dureza, y donde todo termina por donde comienza porque todo suceso de ficción tiene un origen real, y porque al final como el personaje principal se pregunta, nadie puede escapar a su pasado o bien esta condenado a ser su esclavo durante el resto de su vida.