jueves, febrero 28, 2013

Plegarias nocturnas, Santiago Gamboa

Mondadori. Barcelona, 2012. 286 pp. 18,90 €

Guillermo Ruiz Villagordo

Si algo llama la atención de la prosa de Santiago Gamboa, y de ello su nueva novela vuelve a ser un buen ejemplo, es esa fluidez con la que se desliza sinuosamente que nos anima a dejarnos llevar allá donde quiera dirigirse y una extraña capacidad para contar asuntos cotidianos como si fuesen fantásticos. No hablo de realismo mágico, sino de la magia del realismo: esos momentos de desconcierto en los que nos damos cuenta de que la realidad ha superado por enésima vez a la ficción y ha usurpado su lugar, algo más frecuente de lo que nos gusta reconocer.
Autor de, en mi humilde opinión, una de las mejores novelas sobre inmigrantes que se hayan escrito, El síndrome de Ulises, donde daba voz a multitud de expatriados de todo tipo, condición y nacionalidad que confesaban al protagonista sus peripecias como si de unas nuevas mil y una noches se tratara, vuelve a incidir en el tema del destierro voluntario y a hacerlo con esa fórmula a la vez natural y artificiosa que es dejar que los personajes hablen por sí mismos, revestidos sus monólogos, eso sí, de un lenguaje literario que potencia aquellos asuntos sobre los que Gamboa tiene especial interés en incidir.
En esta ocasión nos presenta a tres colombianos que se internaron cada uno de ellos en su propio laberinto privado del que no saben cómo salir: dos hermanos, Manuel y Juana, que ansiando huir juntos del infierno de violencia y falsedad en el que se convirtió su país (fuga que intentan en primer lugar de manera fallida a través de la cultura, no encontrando en ella más que un simple consuelo), acaban separándose y quedando atrapados en otros infiernos particulares; y el cónsul (de quien nunca conoceremos su nombre pero que es un trasunto obvio del autor), a quien se le asigna el caso de Manuel, acusado de posesión de drogas en Bangkok, y acaba asumiendo la búsqueda a través del mundo que había quedado interrumpida de la hermana perdida. A modo de coro en esta nueva versión de la tragedia griega, un misterioso personaje llamado Inter-neta pone desde los márgenes un contrapunto surrealista, filosófico y en ocasiones chistoso a sus vicisitudes.
Un aspecto vertebral del libro complejo de valorar son las digresiones que se producen en la narración, sea de quien sea el punto de vista desde el que se narra, en torno a dos cuestiones: la crítica a la política patriotera de Álvaro Uribe, época en la que se inscribe la desgracia de los dos hermanos, y el ambiente literario, amigos escritores del propio Gamboa inclusive, que aparecen en el discurso del cónsul. Lo curioso del tema de Colombia y Uribe en la novela es que aparece en diálogos entre colombianos, diálogos que sin embargo interpelan directamente al lector, puesto que no dan por hechas informaciones que por fuerza un colombiano conoce sobradamente, de ahí que se revelen tan específicamente compuestos para el lector (que es el único que no comparte esa patria y precisa situarse para poder entender) que destacan sobremanera en la narración. Un purista diría que entorpecen inútilmente el desarrollo de la trama, que la estancan y son perfectamente superfluos. Pero sin variar esencialmente esta óptica podrían considerarse una inteligente forma de dosificar la historia, que por otra parte resulta altamente adictiva merced a su mezcla de thriller, historia de amor y novela política como para sentir constantemente la necesidad de seguir leyendo, y en cualquier caso aportan un interés extra especial para aquel que quiera conocer el desarrollo de la política colombiana de hace unos años, con ese clima opresivo y asfixiante del mandato de Uribe, semejante al mucho más conocido de Alberto Fujimori en Perú, o disfrute viendo a conocidos autores como Horacio Castellanos Moya actuando en situaciones cuando menos curiosas.

6 comentarios:

leidy dijo...

lo estoy leyendo :D

James Iriarte dijo...

Algo maravilloso de este libro son los MONÓLOGOS DE INTER-NETA, pequeños capítulos que ponen a volar la imaginación, por esta razón me tomé el trabajo de escribir uno de ellos. fragmentando.blogspot.com

Yo no estoy viva por q respiro yo estoy viva por q escribo dijo...

Me enojo tanto, que pensé en tirarlo con rabia, de dejar de leerlo.
No se... triste, un buen libro.. un final de ... pero perfecto el que tenia que ser. Creo que eso me disgusto, fue lo que tenia que ser y fue triste...

Ideas, palabras, construcciones. dijo...


Me encontraba ya casi que en la parte final cuando leí el comentario de "Yo no estoy viva por q respiro yo estoy viva por q escribo" sobre el final, me apresuré a leer y sentí lo mismo, quise gritar al mundo y decirle que me asqueaba que todo era absurdamente crudo. Es peor aún saber que si te asomas a la ventana del mundo, cada 5 minutos pasan cosas así.

Anónimo dijo...

Un pequeño pasadizo subterráneo a la realidad. Mi amada Colombia, mi Colombia en estado de putefracción -¿algun día nos compondremos? O por el contrario, ¿la tragedía brota de nuestras venas y es irremediable?.

Anónimo dijo...

este fue el cuarto libro de gamboa que leí, y lejos, el que menos me gustó. de hecho llegué hasta el final solo en consideración al recorrido que ya llevaba con este autor. el argumento base de la protagonista, de prostituirse para convertir a su hermano en un director de cine famoso me pareció ridículo, sobretodo si consideramos que ese destino jamás fue pedido por el hermano, y solo puede leerse como una forma que tiene ella de justificar su descenso a los abismos.