jueves, noviembre 27, 2014

Los viajeros de la noche, Helene Wecker

Trad. Isabel Margelí. Tusquets, Barcelona, 2014. 512 pp. 21,15 €

Ángeles Prieto Barba

Nueva York no es sólo la metrópolis de las oportunidades, la prosperidad y el capitalismo, también constituye un enclave propicio para el desarrollo de amables y vigorosos cuentos de hadas. La causa radica en que, arribando a la isla de Ellis, uno cierra su vida y deja atrás su pasado, empieza y nace de nuevo con otra energía. Espíritu emprendedor que impregna los Cuentos de O'Henry. Y que recoge Carmen Martín Gaite en su Caperucita en Manhattan, o J. P. Donleavy con su Cuento de Hadas en Nueva York, escrito en clave irónica, basándose también en estos principios o comienzos que de tarde en tarde realizamos a lo largo de nuestras vidas, pero que tienen algo (o mucho) de fortuitos. Puntos de partida sorprendentes que encuentran en la vertiginosa Nueva York su mejor escenario. Del mismo modo, la guionista y directora de cine Nora Ephron, autora de las películas Cuando Harry encontró a Sally, Algo para recordar y Tienes un e-mail, desarrolladas todas en Nueva York, impregna sus obras de humor, optimismo y serendipias. Creo que esta última es la que mejor nos puede poner sobre la pista del contenido de esta novela singular. Así, si les gustan los filmes de Nora Ephron, esta novela les encantará. Y si los detestan, si los consideran edulcoradas historias femeninas alejadas del realismo sucio que es lo suyo, mejor no toquen este libro. Ni sigan leyendo esta reseña.
Porque la primera novela de Helene Wecker es sorprendente, amable y romántica. También dulce. Eso sí: con unos personajes especiales, originales. Así Chava la mujer, no será de carne y hueso sino una Golem prefabricada por un anciano y sabio judío y él, Ahmad, un genio árabe capaz de esperar siglos encerrado en una lámpara, forjar joyas y conceder deseos. Y aunque tal vez alguien pretenda considerarlos prototipos simbólicos de dos culturas antagónicas, en guerra constante, condenados a entenderse, la novela no alberga propósitos tan ambiciosos ya que sólo juega sus bazas en el afán de entretenernos, objetivo que consigue en la mayor parte de su desarrollo. Tal vez porque se trata de una novela primeriza no logra conseguir esa redondez perfecta de las historias cortas en las que no sobra una página, ni quedan hilos sueltos. Para entendernos, no ha sido escrita para convertirse en película, más bien para ser trasladada a serie. Pues la trama se complica cuando aparezca un tercero en disputa que será también mágico, protagonista nigromántico de otra historia que de sobra conocemos: ese Judío Errante de las leyendas, la novela de Eugenio Sue o la ópera de Wagner. Caballero que complicará notablemente la vida de los protagonistas y que conseguirá que a esta novela en mi opinión le sobren unas cuantas páginas. Pese a ello, no se han hacen muy pesadas, descuiden.
Eso sí. Más quisiéramos encontrarnos óperas primas españolas con tal despliegue fantástico, escritas con esa soltura y desparpajo de la que esta novela hace gala, pues nuestro país sigue siendo demasiado serio, formal y reacio a un género que tiene un público joven, entusiasta y fiel, a los que les cuesta muchísimo encontrar novedades en un panorama muy copado ya por la novela histórica, costumbrista y negra, siempre predominantes. País que tuvo en su día, sin embargo, a un Juan Perucho pero sobre todo, a don Álvaro Cunqueiro. Sin alcanzar esas alturas literarias, ni mucho menos, sí pienso que esta novela puede cubrir las carencias de tantos lectores jóvenes que, criados con los cuentos de hadas de Disney, o en épicas historias de fantasía, implícitas en videojuegos, no hallan en la mesa libresca de novedades lo que les permita cultivar su imaginación en estos campos. Y también creo que esta novela, estupendo debut de una autora que promete ser bastante prolífica, les va a gustar muchísimo. Yo no hubiera cambiado el título original de la novela, La golem y el genio, a fin de no causar confusiones teniendo en cuenta que ya hay una película denominada Los viajeros de la noche, que versa sobre vampiros. Pero no faltarán en ella hermosos viajes nocturnos y neoyorquinos (ya que una golem y un genio no pueden dormir de noche), que constituirán uno de sus mayores atractivos. Esperaremos una segunda entrega de esta joven autora. Esta ya promete.

1 comentario:

Isa Martínez dijo...

¡Hola!
Cada vez tengo más ganas de leer este libro, a ver si me lo regalan por navidad o si tengo la oportunidad de leerlo. Aunque de momento no me podré hacer con él, iré leyendo otros que tengo pendientes.
Un beso