miércoles, junio 20, 2012

VI Premios Tormenta: Mejor libro del año de autor extranjero

Las vidas de Dubin
Bernard Malamud
leer reseña

Del mismo modo en que coincidieron durante la segunda mitad del siglo XIX una serie de escritores rusos que exploraron como nadie los recovecos de la interioridad humana, vista en perspectiva, la narrativa judeoamericana de la segunda mitad del XX no les fue a la zaga en ello. Un ejemplo: «Miró a Natasha, que cantaba, y en su alma aconteció algo nuevo y feliz. Estaba alegre y triste a la vez (…) Las lágrimas obedecían sobre todo a la contradicción violenta que, de pronto, había reconocido entre alguna cosa infinita, grande, que existía en él, y la materia, reducida, corporal, que era él e incluso ella. Esta contradicción le entristecía y le alegraba mientras ella cantaba» (Guerra y paz) / «Dubin regresó a casa en estado de excitación y con un cierto sentimiento de nostalgia. Se sentía aliviado y al mismo tiempo oprimido por una descarga de energía» (cita del libro que aquí comentamos). Fundada podríamos decir por Llámalo sueño, la temprana novela de Henry Roth; apuntalada por la obra estadounidense de Isaac Bashevis Singer, que fue el único de ellos que siguió escribiendo en yiddish; elevada al máximo nivel de propulsión vital por Saul Bellow y empoderada por Philip Roth, esta centelleante narrativa se caracterizó por la enérgica transmutación de la vida en literatura, mostrándonos el lado más dramático de aquélla tras el velo de la ironía y el humor, y revelándonos la inexplicable, desconcertante y paradójica naturaleza de la psique y sus inconsecuentes comportamientos externos.

De la reseña de Coradino Vega



Una novela decimonónica moderna
Dani Osca *


Las vidas de Dubin es uno de los primeros títulos que queríamos incluir en el catálogo de Sajalín cuando empezamos nuestra aventura editorial en septiembre de 2009. Podría parecer una locura, y seguramente lo era,  que uno de nuestros primeros títulos fuera la traducción de una novela de casi seiscientas páginas, pero en ese momento creíamos que era una decisión acertada. Primero porque el libro nos había entusiasmado, y segundo porque su autor, Bernard Malamud,  es uno de los escritores judeoamericanos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Los primeros libros que publicamos eran de autores poco o nada conocidos en España, y pensamos que sería interesante que contaran con la compañía de un autor de calidad contrastada como Malamud.
A pesar de ser un autor «conocido», ganador del Pulitzer y del National Book Award, descubrimos que solo se podían encontrar en librerías sus dos novelas más famosas: El dependiente (El Aleph) y El reparador (Sexto Piso), ambas reeditadas en 2007. De Las vidas de Dubin, la última novela de Malamud publicada originalmente en 1978, solo había noticia de una edición descatalogada de Plaza & Janés de 1981. Nos chocó que esta novela, considerada por el propio Malamud como «mi novela total», no hubiera sido reeditada en treinta años. Y aún nos chocó más descubrir que la única traducción al castellano de la novela estuviera censurada y no fuera completa. ¿Censura o autocensura en el año 1981? Por extraño que parezca, así es. Algún que otro párrafo se perdió en el trasvase de una lengua a otra, y todo el contenido sexual que hay en el original, que no es poco, pierde misteriosamente vigor en la versión castellana. La tarea de sumergirse durante unos meses en la(s) vida(s) del biógrafo Dubin se la encomendamos a Pepa Linares, una maravillosa traductora con una vasta experiencia que afronta cada nuevo proyecto con la misma ilusión que el primero. El resultado y el éxito de la novela se lo debemos a ella, que es sin duda quien merece este premio y todos los reconocimientos que la novela pueda obtener.
La mejor manera de presentar la novela es dejar que el propio Malamud nos hable de ella y de sus intenciones cuando la escribió:
«Quise escribir una novela que fuera importante para mí y que, habiéndola comenzado a escribir cerca de mis sesenta años, contuviera todo lo que he aprendido y, a la vez, me obligara a ser muy severo conmigo mismo… Algo así como una novela decimonónica moderna. Siempre fui un gran fan de Thomas Hardy y de George Eliot; me apasiona la textura de sus seres humanos, el misterio de la vida humana en sus libros. Pero quiero conseguir lo que ellos consiguieron en el siglo XIX con las técnicas del siglo XX. A ellos jamás se les hubiera ocurrido usar la mecánica de la biografía como parte de la trama. La técnica de hacer de Dubin un biógrafo —en una primera versión era intérprete de chelo— lo convierte en alguien más interesante.»


* Dani Osca es, junto con Julio Casanovas, editor de Sajalín Editores.






Bernard Malamud (Nueva York, 1914 - 1986), hijo de inmigrantes rusos, es uno de los escritores judeo-americanos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Autor de ocho novelas y tres libros de relatos, Malamud estudió en la universidad de Columbia y enseñó durante muchos años en el Bennington College de Vermont. Su novela El reparador obtuvo en 1967 el Premio Pulitzer y el National Book Award, galardón que ya había conseguido en 1959 por el libro de relatos El barril mágico. Fue amigo de Saul Bellow y maestro de Philip Roth.