lunes, junio 06, 2011

Premios Tormenta 2010: ganadores

Premio Tormenta al mejor nuevo autor en castellano:
El cuarteto de Whitechapel, de Daniel Sánchez Pardos

El cuarteto de Whitechapel, Daniel Sánchez Pardos.
Ediciones del Viento, A Coruña, 2010.
389 pp. 20 €

«Escrita con una prosa ágil, salpicada de ironía, y con unos personajes perfectamente definidos, El cuarteto de Whitechapel pertenece a ese tipo de novelas que nos atrapan sin remedio. En su elaboración se aprecia la pericia de un relojero que logra que cada pieza ajuste con precisión en el engranaje final de la obra. Especial mención merecen sus últimas cien páginas, muy sorprendentes, y que se leen a un ritmo vertiginoso. Se me ocurren muchas razones para recomendar El cuarteto de Whitechapel: es turbadora, divertida a veces, vibrante, demoledora y lúcida. Pero sobre todas estas razones se impone otra de más peso: es una NOVELA (con mayúsculas).»

(de la reseña de José Gutiérrez Román)


Daniel Sánchez Pardos nació en Barcelona en 1979. Es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Barcelona. Sus narraciones han sido premiadas en concursos como el NH de Relatos o el Joven & Brillante de Novela Corta, y han aparecido en diversas revistas y antologías. Ha publicado las novelas El cuarteto de Whitechapel (Ediciones del Viento, 2010) y El jardín de los curiosos(Bohodón, 2010) .
Desde La tormenta en un vaso creamos hace dos ediciones esta nueva categoría, con el objetivo de resaltar la obra de un autor o autora, con un máximo de dos libros publicados, y que suponga ya una apuesta no de futuro, sino de presente. Elcuarteto de Whitechapel ha sido el título que, cumpliendo estos requisitos, ha obtenido más votos entre nuestros colaboradores.



Premio Tormenta al mejor libro traducido al castellano en 2010:
Demasiada felicidad, de Alice Munro

Demasiada felicidad, Alice Munro.
Traducción de Flora Casas.
Lumen, Barcelona, 2010.
339 pp. 22,90 €

«La prosa de Alice Munro es elegante, natural, de una técnica refinada y versátil que a la vez es precisa, afilada y pulcra, de una sobriedad y delicadeza en la que lo sereno se vuelve de repente punzante. En la misma página podemos sentir cómo se nos raja la cara de un navajazo y palpar simultáneamente la posibilidad de su cura. Porque en eso reside quizás la grandeza de Alice Munro, en su riqueza emocional, en la manera que tiene de dotar a la vida de sentido aunque sea narrando sus pequeños, inexplicables y numerosos sinsentidos. Cada escena cotidiana tiene la justa dosis de ambigüedad para entender el misterio que la habita. Leemos con placidez y armonía estos relatos que, sin embargo, encierran lo terrible, insoportable y tremendo como si nos adentráramos lentamente, sin estridencias ni artificios, en las aguas de una laguna llamada realidad. De ahí que Alice Munro sea una de las más grandes escritoras vivas, si no la que más: porque sabe conjugar complejidad y sencillez con la misma maestría con la que hace visible la maldad junto a la redención, la penumbra y lo epifánico, y las heridas con la bonheur de vivre. Leer a esta mujer que desprende sabiduría, comprensión y piedad es encontrarle sentido a la vida. Desde su hondura irónica, tibia y feroz, Alice Munro nos invita a amar la buena literatura o, lo que es lo mismo, a compartir con ella instantes de verdadera dicha.»

(de la reseña de Coradino Vega)


Alice Munro nació en Wingham (Ontario, Canadá) en 1931. Antigua librera, escritora-residente en la Universidad de Western Ontario, sus relatos breves analizan la vida cotidiana de manera cercana, sobria y realista: no en vano la llaman la Chéjov canadiense, y su nombre resulta habitual en las quinielas de grandes reconocimientos como el Nobel. Ha ganado en tres ocasiones el principal galardón canadiense a la creación literaria, y ha recibido los premios National Book Critics Circle (1998) y Reino de Redonda (2005). Traducida a trece lenguas, el lector en castellano puede disfrutar de sus más significativos libros de relatos: Las lunas de Júpiter(1982), El progreso del amor (1986), Amistad de juventud(1990), Secretos a voces (1994), El amor de una mujer generosa (1998), Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio (2001), Escapada (2004), La vista desde Castle Rock (2006) y este Demasiada felicidad, editado en Canadá y Estados Unidos en 2009, traducido al castellano en 2010, premiado en 2011 por La tormenta en un vaso.



Premio Tormenta al mejor libro publicado en castellano en 2010:
Pampanitos verdes, de Óscar Esquivias

Pampanitos verdes, Óscar Esquivias.
Ediciones del Viento, A Coruña, 2010.
160 pp. 16 €

«¿Qué música late en estos cuentos para que nos atrapen como nos atrapan hasta convertirnos en lectores rendidos y encandilados? Quizá sea la naturalidad, la fluidez narrativa, esa manera de contar como si estuviera meando, que diría Delibes. Lo cierto es que Óscar Esquivias despliega en estas historias un poder de seducción que nos arrebata. Y no es que se ponga estupendo estilísticamente hablando, no, qué va, son sus personajes desvalidos y atormentados, con sus pequeñas neuras, con sus flaquezas, sometidos a situaciones extremas en su cotidianeidad, los que misteriosamente nos atrapan.»

(de la reseña de Ignacio Sanz)


Óscar Esquivias nació en Burgos en 1972. Es licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Burgos. Dirigió “Calamar, revista de creación” (1999-2002). Ha colaborado con sus poemas, artículos y relatos en revistas y antologías de España e Hispanoamérica. Ha publicado las novelas El suelo bendito (Premio Ateneo Joven de Sevilla; Algaida, 2000), Inquietud en el Paraíso (Premio de la Crítica de Castilla y León; Ediciones del Viento, 2005), La ciudad del Gran Rey (Ediciones del Viento, 2006) y Viene la noche (Ediciones del Viento, 2007); los libros de cuentos La marca de Creta (Premio Setenil; Ediciones del Viento, 2008) y Pampanitos verdes (Premio Tormenta al mejor libro publicado en castellano en 2010; Ediciones del Viento, 2010); las novelas juveniles Huye de mí, rubio (Edelvives, 2002), Mi hermano Étienne (Edelvives, 2007) y Étienne el Traidor (Edelvives, 2008); y La ciudad de plata (El pasaje de las letras, 2008), una evocación literaria de su ciudad natal.