viernes, mayo 27, 2011

Entrevista a Pablo Gallo, el autor de nuestra nueva imagen de cabecera


"DETESTO LOS LIBROS QUE LOGRAN ABURRIRME"

Desde hoy, La Tormenta en un Vaso tiene nueva cabecera, una ilustración original del artista Pablo Gallo. Para celebrarlo, el autor nos ha concedido esta entrevista, con la que inauguramos una semana cargada de acontecimientos: nuestros anuales Premios Tormenta, que se entregarán el domingo día 5 en Madrid y de los que daremos noticia al día siguiente y el fallo del I Premio de Microrrelatos Tormenta, cuyos finalistas también podréis leer aquí. Esta semana, la Tormenta presenta una programación especial para celebrar la fiesta de los libros.

Pablo Gallo es un gallego afincado en Bilbao, formado en A Coruña y Barcelona, multipremiado y con gran presencia en la red. El año pasado publicó en Ediciones del Viento El libro del voyeur, donde sus dibujos eróticos acompañan textos breves de 69 escritores españoles e hispanoamericanos.

P: Parte de tu trabajo está muy vinculado al mundo del libro. ¿Qué clase de lector eres?

R: Sí, es cierto, desde hace unos tres años -cuando comencé mi proyecto El libro del voyeur- mis dibujos, pinturas y videos se han centrado sobre todo en establecer conexiones con la literatura. Como lector creo que soy desordenado, caótico, leo cosas muy dispares y salto de la narrativa a los libros sobre pintura o cine sin el menor miramiento. Soy un lector que suele acudir a una biblioteca municipal situada en el centro de Bilbao en busca de nuevos libros, tanto clásicos como contemporáneos.

P: ¿Prefieres o detestas algún género en particular?

R: No, no prefiero o detesto género alguno. No le doy tanta importancia a lo que me cuentan, sino a cómo me lo cuentan. Más que preferir o detestar géneros, diría que prefiero los libros que huyen de lo convencional, que intentan abrir nuevos caminos, que mezclan géneros… pero teniendo en cuenta que eso lo encontramos ya en muchos clásicos, clásicos que a menudo son mucho más modernos que cosas que hoy en día se nos venden como modernidades absolutas. Me gustan mucho los libros con tintes autobiográficos, o los diarios, me gusta que alguien me hable de su vida. En este sentido me han gustado mucho recientemente libros como El boxeador polaco (Pre-textos) de Eduardo Halfon, Tiempo de vida (Anagrama) de Marcos Giralt Torrente o Poniéndose ya el abrigo (Ediciones del Viento) de Tim Behrens. Y ahora estoy leyendo los diarios de pintores como Klee, Gauguin o Delacroix, y me mantienen fascinado. No me atraen los libros en los que no hay el menor riesgo o que repiten fórmulas manidas. Y, sobre todo, detesto los libros que logran aburrirme.

P: Qué libro, escrito o no, te gustaría ilustrar?

R: La verdad es que cuando leo un libro nunca pienso en ilustrarlo, no imagino pasajes del libro dibujados ni nada por el estilo. Soy más de imaginar libros que me gustaría que existiesen. Tampoco creo que pueda considerarme ilustrador, ya que vengo de la pintura y apenas tengo experiencia en el campo de la ilustración; de momento el único libro que ha sido publicado habiendo sido ilustrado por mí, es Política de hechos consumados (Limbo Starr, 2009) de Nacho Vegas, mis otros proyectos de libro los veo más bien como proyectos artísticos, que forman parte del conjunto de mi obra y que están conectados, de una u otra manera, al resto de mis dibujos, pinturas y videos. Por ejemplo, El libro del voyeur (Ediciones del viento, 2010) partió de una serie de dibujos eróticos circulares que fueron realizados mucho antes de pensar en hacer un libro con ellos, más tarde 69 escritores ilustraron esos dibujos poniéndoles texto. Y muy pronto verán la luz, con El Gaviero Ediciones, mis dibujos Hiperhíbridos, seres literarios amalgamados, acompañados de textos de Basho Bin-Ho y prólogo de Eloy Fernández Porta. Lo que me atrae de todo esto, es la idea de tender puentes entre las artes plásticas y la literatura, situarme en un terreno fronterizo, un terreno que me parece poco explorado y en el que me encuentro a gusto.

P: ¿Podrías describirnos la nueva cabecera que has hecho para La Tormenta en un Vaso?, ¿dónde buscaste la inspiración? ¿Qué querías transmitir?

R: Es un dibujo en el que aparecen una mujer y un hombre bajo el agua, sumergidos y leyendo y rodeados de libros que se agitan en torno a ellos. Supongo que podría ser una metáfora del hecho de permanecer inmersos en la lectura y desconectados del mundo que les rodea. Quizá floten, o tal vez se hundan. Quizá la escena suceda tras una tormenta descomunal. No lo sé. Que cada cual saque sus propias conclusiones. Si uno da demasiadas explicaciones sobre lo que hace, el misterio termina por esfumarse.

P: Estás trabajando en un nuevo proyecto a partir de citas de escritores. ¿Puedes contarnos algo más de él?

R: Es un proyecto de libro al que he llamado Disecciones: le he pedido a un centenar de escritores que seleccionen una cita de un escritor muerto, ahora estoy ilustrando cada cita con diferentes estilos y técnicas dependiendo de lo que me sugiera. Empecé hace poco más de dos meses a contactar con escritores. Quería que fuese una antología en la que colaborasen autores de muy diferentes generaciones y tendencias. A la inmensa mayoría no les conozco personalmente y les hice llegar la idea a través de e-mail. Al principio, cuando se me ocurrió, me pareció una idea muy simple y a la vez muy compleja, tenía muchas dudas (las dudas siempre aparecen cuando imagino un nuevo proyecto, creo que es buena señal que hagan acto de presencia). El primer escritor en quien pensé y a quien envié la propuesta, fue Enrique Vila-Matas. Es uno de los autores contemporáneos que más me interesan. Una vez que Vila-Matas dijo que sí, me lancé a por los demás sin la menor duda.

3 comentarios:

Roswell dijo...

¿El fallo de los premios de Microrrelatos también será el 5 u otro día? ¿Se sabe cuál?

Saludos!

Por cierto, preciosa cabecera, felicidades al autor :)

Rebeca dijo...

Bonita cabecera.
Los libros no dejan de ser una forma de sumergirse en otros mundos, para aguantar mejor la realidad!!

L.P dijo...

Estupenda la nueva cabecera y el proyecto de las citas ilustradas.
Me sugiere esa sensación de desconectar de todo cuando se lee.

Saludos
L;)