viernes, agosto 18, 2006

A-Z. Emigrados en Londres, Xesús Fraga

Tropismos, Salamanca, 2006. 161 pp. 14 €

Óscar Esquivias

Londres no es una ciudad más, no es una simple capital europea o un destino turístico como pueda haber tantos. De alguna manera, siempre ha sido un faro para el resto de Europa, el mejor ejemplo de cosmopolitismo y el refugio para cualquier disidencia. Todo lo que faltaba en España, se podía encontrar en Londres. Con menos ínfulas que París, más moderna que Roma, más cercana que Nueva York, Londres está ligada a nuestra biografía, a nuestra formación y a nuestros sueños.
Además, también Londres es un escenario novelesco excepcional. Defoe, Dickens o McEwan (por citar un escritor por cada uno de los últimos siglos) nos han mostrado la vida cotidiana de su ciudad en novelas inolvidables. Pero ahora la capital británica también es nuestra, la hemos habitado y visitado a menudo, forma parte de nuestras vidas y empieza a ser un escenario natural de nuestra literatura (un poco como Nueva York también lo es gracias a las obras de Lorenzo Silva, Ray Loriga, Muñoz Molina o Eduardo Lago, entre otros). Este proceso de “colonización” literaria de las metrópolis que, por otra parte, ejercen su imperialismo político, económico y cultural sobre nosotros no deja de ser interesante. En esta línea, Xesús Fraga nos presenta en A-Z. Emigrados en Londres su mapa literario de la capital británica.
El título alude a la guía más exhaustiva de sus calles, la A-Z, que es la que usan los taxistas o la propia policía para orientarse. El lector, junto a los personajes de Fraga, la recorrerá por entero, desde los extrarradios o los túneles del metro, hasta los jardines o las salas más exquisitas de la National Gallery. De hecho, muchos de los cuentos llevan por título una simple referencia geográfica, subrayando este afán casi cartográfico del autor (entre otros, los dos que prefiero: “West Cromwell Rd. SW5” y “Lillie Rd. SW6”). Fraga nos describe el Londres de los emigrados gallegos que han arraigado en la ciudad y el de los visitantes que encuentran en ella un efímero paraíso. Lo hace en veinte relatos de muy variable extensión y aliento, escritos originalmente en gallego y revisados por el autor para su edición en castellano. Fraga narra con sobriedad, posee una mirada atenta y piadosa y sus personajes a menudo conmueven por su desvalimiento, por la modestia de sus ilusiones: es un mundo de trabajadores, de estudiantes, de empleados de hoteles, de personas humildes y esforzadas.
En los dos cuentos destacados arriba Fraga da —en mi opinión— lo mejor de sí: en ambos indaga sobre los recuerdos más remotos de la infancia y evoca con sencillez, intensidad y persuasión cómo un niño descubre los sentimientos del miedo y de la amistad. En esos pliegues íntimos de la memoria y del alma Fraga encuentra el material de unos relatos que son universales pero que, gracias al talento del autor, no podemos imaginar ambientados en otra ciudad que no sea este Londres gallego y menesteroso que tan bien conoce y retrata.

4 comentarios:

Elena Adrián dijo...

Hay algo que inquieta a nuestros jóvenes narradores. Por alguna razón se hace patente que el género del relato corto está cobrando un nuevo valor entre ellos, pero además hay un lugar cada vez más común en sus imaginarios: Londres. Con este "AZ" de Xesús Fraga (1971), es el tercer libro de relatos situados en la capital británica que yo sepa, junto a "88 Mill Lane" de Juan Jacinto Muñoz (1974), y "Los ríos perdidos de Londres" de Javier Calvo (1975), que se publica este año de manos de autores treintañeros.
Tres libros de relatos, tres jóvenes talentos, la misma ciudad y el mismo año de publicación. ¿Una casualidad o algo se está gestando?

Watson Elemental dijo...

¿O sencillamente es que Londres es una ciudad fascinante, que no puede pasar inadvertida a nadie con sensibilidad?

Anónimo dijo...

¿Y se os pueden pedir críticas concretas? ¿Alguien podría decirme cómo está la última de Vargas Llosa? No la he visto por aquí. "La fiesta del chivo" me dejó más bien frío y ahora no quiero gastarme los cuartos en vano.

Rosa Ribas dijo...

Gracias por la crítica -excelente- y por llamar la atención sobre un libro que quizás me habría pasado desapercibido.
Tanto el tema, la emigración, como el escenario, Londres, me resultan muy atractivos, y así el libro no ha quedado sepultado entre la avalancha de libros que se publican.