miércoles, noviembre 04, 2015

La edad ganada, Mar Gómez Glez


Caballo de Troya, Barcelona, 2015. 160 pp. 16,90 €

Teresa López-Pellisa

La edad ganada es la segunda novela de Mar Gómez Glez. Autora de dos novelas, cinco obras de teatro y una novela juvenil, obtuvo el premio Beckett de Teatro (2007) y el premio Calderón de la Barca (2011), además de ser la ganadora del primer premio de relato corto del Certamen Arte Joven Latina en 2008. Ha estrenado sus obras teatrales tanto en España como en Estados Unidos, y actualmente trabaja como profesora de lengua y literatura en la Universidad del Sur de California, tras doctorarse en literatura española por la Universidad de Nueva York.
En Cambio de sentido (2010) el lector disfrutaba de un thriller sobre el que planeaba la tragedia del Prestige, y en esta novela, conformada por diferentes relatos que componen el desarrollo y la experiencia vital de una voz femenina que nos acompaña desde los dos años hasta los treinta, nos permite introducirnos en la intimidad de la(s) protagonista(s). La novela está divida en dos partes; una primera parte dedicada a la infancia, y una segunda parte que se inicia tras la mayoría de edad. Este tipo de novela, conformada por una voz femenina fragmentada y cuyo punto de vista infantil predomina, se podría emparentar con otras novelas como La ciudad en invierno de Elvira Navarro, la La visita de Mariana Graciano o La niña gorda de Mercedes Abad. La propuesta de Mar Gómez es honesta, sencilla y directa. Se trata de una sugestiva sucesión de vidas, experiencias, testimonios y relatos sobre madres, amigos, enemigos, novios, profesores, anorexia, despertar sexual, personalidades marginales, transformaciones hormonales y metamórficas, viajes, hermanos, desamores, sexo, la escuela, la universidad, abusos, mentiras, fiestas, sueños, proyectos y frustraciones, la muerte, el maltrato de género, los abuelos, la menstruación y la seducción, que acompañan a la protagonista mientras va ganando edad y madura a lo largo de sus páginas vitales.
Creo que Mar Gómez Glez lleva a cabo un estupendo ejercicio de estilo, ya que se trata de una pluma camaleónica, capaz de transitar entre la dramaturgia contemporánea, la narración clásica del policíaco y el relato realista, intimista e incluso fantástico. Creo que este magnifico libro no les dejará indiferentes, y disfrutarán de un texto que si algo no enseña es que la vida es una experiencia adquirida, y que la edad hay que ganársela.