miércoles, septiembre 26, 2007

Lo que ya no recuerdo y otros cuentos, Valeria Parrella

Trad.: Romana Baena Bradaschia. Siruela, Madrid, 2007. 112 pp. 14’90 €

José Gutiérrez Román

La persona que me regaló este libro me dijo que lo eligió al azar, movida por una intuición. Y acertó de lleno, pues ha sido una de las lecturas que más he disfrutado en los últimos meses.
Lo que ya no recuerdo y otros cuentos encierra una selección de cinco relatos pertenecientes a los dos libros publicados por esta joven autora, con los que ha conseguido el “Premio Campiello Ópera Prima” 2004 y ser finalista del prestigioso “Premio Strega” en 2005. Aparte de esto, poco sabemos de Valeria Parrella (Nápoles, 1974), o quizá mucho si atendemos a su narrativa, que la define como una de las voces más sugerentes y prometedoras de la literatura italiana actual. En este primer volumen de su obra en español sus editores han optado por seleccionar varios relatos que tienen como nexo de unión el hecho de transcurrir en Nápoles. Al desconocer el resto de su obra no podemos juzgar si hubiera sido más acertado publicar alguno de sus libros completo, pero sí estar seguros de que los cinco cuentos aquí presentados gozan de una calidad indudable.
Parrella nos habla de la complejidad de las historias sencillas, de las familias y sus mecanismos internos, de la soledad, del amor en minúsculas, del autoengaño, de las personas que se desesperan y se ilusionan, o sea, de nosotros mismos. Y todo ello envuelto en el marco de una ciudad tan apasionante y desconcertante como es Nápoles. Se puede decir que ella es un personaje más, pues de soslayo aparece en todos los relatos. Es ese aliento invisible de la camorra, el de la degradación, las drogas y la piratería de todo tipo, el de una ciudad que tiene dos caras perfectamente encajadas para no mirarse la una a la otra. Pero también es el aire popular y festivo de los barrios humildes, la religiosidad mezclada con la superstición, la sonrisa y la determinación ante la desgracia.
En el cuento que da título al libro, la protagonista narra su deseo iniciado ya en la niñez de llevar una vida sencilla, lejos de las proyecciones megalómanas de sus padres. “Montecarlo” es uno de esos relatos que dicen todo de manera subliminal, mientras nos sumerge en la especulación inmobiliaria y las tramas políticas, y a su vez en la soledad de una mujer empeñada en luchar contra los elementos. “La carrera” habla del asesinato de un hombre y de las consecuencias positivas y negativas que supondrá en la vida de su esposa. Mateo es el protagonista de “Siddharta”, un joven que trabaja en una imprenta donde se realizan copias piratas de libros y que no es capaz de tomar las riendas de su vida y hacer lo que realmente le gusta. “p.G.R.” es el último y el más brillante de todos los relatos, en él una treintañera en plena crisis nos muestra los entresijos de lo que ha sido su vida hasta ese momento: una historia familiar condicionada por una madre con la que no se entiende, la sensación de haber sido expulsada del «tercer mundo» de la periferia que la vio crecer y, a la vez, el desencanto de no pertenecer a un grupo social superior. Este cuento ejemplifica también el desengaño y la frustración de muchos jóvenes relegados por el mercado laboral a puestos para los que no les hacía falta haber pasado por la universidad. Con un fino sentido del humor, Parrella plasma ese estado de apatía vital en el que nos “damos cuenta de que nos estamos traicionando a nosotros mismos”. Pero lo mejor de este libro es, sin duda, su estilo: esa mezcla de concisión, agilidad narrativa y la cuidada psicología de los personajes que logran envolver al lector en cada uno de los relatos.
Seguro que adivinan cuál va ser uno de los próximos libros que regale.


3 comentarios:

PAUL PARRELLA dijo...

Hola, encontré este blog navegando por internet, es decir, el azar la suerte conspiraron de forma grata a mi favor... me agradó mucho, sobre todo porque también soy Parrella, soy pintor, artista joven como Valeria, y me ha enamorado encontrar a otro artista con el mismo apellido, soy de Venezuela, acá los Parrella somos pocos y con la vena artistica menos aun... de verdad muchas gracias por esta reseña que regalo este encuentro.

Un gran abrazo,

Paul Parrella
www.paulparrella.com

PAUL PARRELLA dijo...

Hola, encontré este blog navegando por internet, es decir, el azar y la suerte conspiraron de forma grata a mi favor... me agradó mucho, sobre todo porque también soy Parrella, soy pintor, artista joven como Valeria, y me ha enamorado encontrar a otro artista con el mismo apellido, soy de Venezuela, acá los Parrella somos pocos y con la vena artistica menos aun... de verdad muchas gracias por esta reseña que ha regalado este encuentro.

Un gran abrazo,

Paul Parrella
www.paulparrella.com

topo dijo...

Mi encuentro con el libro fue igualmente fortuito. Un día lo vi en el estante de Novedades, de una librería. Leí la sinópsis y pensé que sería interesante leerlo, sólo que la falta de dinero me impidió comprarlo. Dos meses después regresé a la librería a buscar el libro, pero era obvio que no lo encontraría en el estante de novedades. Después de pedir ayuda para encontrar un libro cuyo título y autor desconocía, tuve que recorrer los estantes buscando el libro "de pasta verde, de una autora italiana, de cuentos, con una foto de algo similar a una vecindad, con ropa tendida". Sin ayuda lo encontré y lo pague. Lo leí en una semana de vacaciones, y, definitivamente, me hizo pensar cada día. No sé si la edición fue la mejor (aunque en calidad, mis respetos), pero, seguro, el leer esos cuentos fue una experiencia increible.