miércoles, marzo 28, 2012

Maiwai, Minetaro Mochizuki

Trad. Maite Madinabeitia. Ediciones EDT, Barcelona, 2012. 280 pp. 4,95 €

Ricardo Triviño

EDT (Editores de Tebeos), la hasta febrero pasado Glénat España, reedita Maiwai, un cómic diferente de Minetaro Mochizuki. Este mangaka es mejor conocido por su obra Dragon Head, brutal historia apocalíptica llena de desesperanza y pesimismo donde se analizan las fuentes y consecuencias del terror humano.
Si Dragon Head era llevar al límite el miedo psicológico de su ópera prima Zashiki Onna (La mujer de la habitación oscura, Glénat, 2005), Maiwai (2007-09) es, hablando en plata, una ida de olla descomunal. En pleno siglo XXI, nos encontramos con la nieta de un experto pescador japonés aficionada al wrestling, muy mona ella pero con la cabeza en las nubes. Buscando una ayuda extra a sus maltrechas finanzas, su padre y ella le alquilan una habitación a Kato, un estrambótico chaval con tupé de Elvis apasionado por la pesca, que acaba de llegar a la ciudad. El rizo se riza cuando hacen acto de presencia un grupo de piratas con máscaras de lucha libre mexicana buscando un supuesto tesoro escondido. Por lo visto, el abuelo de Funako se fue a la tumba con un secreto.
Y la cosa seguirá enredándose. Las páginas de Maiwai están repletas de un humor absurdo e idiota, una especie de Monty Python sin ironía pero con muchas ocurrencias descerebradas. Desde la actitud ridícula del fan de Elvis, que pretende (sin conseguirlo) resultar carismático, hasta los embelesos de Funako, quien se abstrae en plena calle agarrándose los pechos, la historia no deja de impresionarnos con su rocambolesca trama. El dibujo de Mochizuki sigue, al igual que en sus obras anteriores, siendo limpio y detallista. Sin embargo, los espacios dejan de resultar claustrofóbicos para ser abiertos y luminosos de acuerdo con el tono más ligero del relato. Los rostros hieráticos de expresión contenida de los protagonistas, que en Zashiki Onna y Dragon Head causaban desazón, aquí mueven al lector en la dirección contraria. Las actitudes demasiado solemnes en mitad del argumento estrambótico de Maiwai no pueden mover sino a risa.
Ahora, con el cambio de nombre, EDT ha decidido reeditar los once tomos. De momento, ha sido una sorpresa agradable, pues el primer número ha salido no a 12 € (como en la primera edición) sino a 4,95 €. Se agradece. Queda esperar si es sólo una oferta para el primer número o seguirán con ella. Ojalá.